La mirada y la interpretación de Oscar Andrés De Masi, arqueógrafo

sábado, 9 de junio de 2018

LA IGLESIA PRESBITERIANA ESCOCESA DE SAN ANDRÉS EN TEMPERLEY. Bien de interés histórico y artístico nacional (Decreto PEN N° 615/2017).



Foto MF 2014



 Foto oadm 2018


Por Oscar Andrés De Masi
Para hhttp://viajealasestatuas.blogspot.com.ar
Junio 2018

Algunos amigos y amigas que acompañan nuestro blog me han pedido que dedique algunos posts al patrimonio de la diversidad religiosa, a sabiendas de que preparo un libro de próxima publicación acerca del asunto. Accedo con gusto a su pedido, comenzando, hoy, por un adelanto de ese material; en este caso, para referirme a la Iglesia Presbiteriana Escocesa de Temperley.

A diferencia de los otros dos casos de templos reformados en el distrito lomense (Iglesia Anglicana de la Santa Trinidad e Iglesia Metodista), en este caso, la declaratoria oficial como bien de interés histórico y artístico nacional, alcanza al "conjunto" formado por el templo y el salón parroquial, que se sitúan en la calle Gral. José María Paz nº 191, en plena zona popularmente llamada "barrio inglés" de Temperley.

De los tres templos declarados en el partido, el presbiteriano es el más moderno. Si bien la presencia de presbiterianos escoceses en la zona de Lomas de Zamora se remonta a la Primera Colonia de ese origen establecida en Santa Catalina en 1825, y que contaba con una capilla proyectada por el arquitecto Richard Adams (la primera capilla presbiteriana del país y en la cual ofició el primer pastor de ese rito entre nosotros), lo cierto es que la diáspora de los colonos no permitió la consolidación de su asiento en un núcleo homogéneo. La mayoría de ellos se radicaron en Buenos Aires, donde edificaron un templo neoclásico proyectado, también, por Adams: otros en Chascomús, en San Vicente, en Quilmes y algunos otros en Lomas de Zamora. Para el año 1858, sólo permanecían en Santa Catalina tres familias de colonos. Vale decir que los escoceses presbiterianos congregados en Temperley en torno de la iglesia de San Andrés pertenecen  mayormente a una migración algo posterior.



Foto MF 2014


En el año 1911, aquellos residentes escoceses de Temperley adquirieron un terreno a efectos de levantar un templo de su propio rito, evitando así el tener que asistir a los oficios en la Capital.

Tras los esfuerzos habituales de obtención de fondos mediante colectas y un préstamo de la iglesia presbiteriana capitalina, el templo pudo consagrarse el 2 de marzo de 1913, con la denominación de St. Andrew´s Church, Temperley. Sus proyectistas fueron los conocidos arquitectos ingleses Walter Basset Smith (vecino de la calle Pringles en Temperley) y su colega Bertie Collcutt.

El lenguaje elegido es un neogótico simple y despojado, en su versión Early English, con superficies símil piedra y sólidas carpinterías de madera, muy conforme a la tradición de las iglesias escocesas emplazadas en medios rurales. En este caso, el entorno arbolado, el jardín que lo rodea y la baja densidad de edificación, refuerzan la filiación de este templo con los modelos de origen.


Foto MF 2014


Se destacan los bellos vitrales que presentan temas iconográficos inspirados en la Sagrada Escritura y frases bíblicas, con referencias memoriales a sus donantes. Los primeros vitrales fueron encargados a la casa Guthrie & Wells de Glasgow, proveedora de la iglesia presbiteriana de la Capital. Francisco Corti advirtió su raigambre prerrafaelista, con reminiscencias de la pintura flamenca del siglo XV.



Foto MF 2014


También se destaca el mobiliario de madera, principalmente el ambón para la lectura y la predicación de los textos bíblicos.

En 1917 se inauguró un gran salón parroquial, proyectado por los mismos arquitectos en unidad formal de lenguaje. Se costeó con el aporte de donantes anónimos. En 1937 se amplió este Hall con proyecto del arquitecto Walkinshaw.



Foto MF 2014


 Foto oadm 2018





No hay comentarios.:

Publicar un comentario