La mirada y la interpretación de Oscar Andrés De Masi, arqueógrafo

lunes, 25 de septiembre de 2017

EL EDITOR DE NUESTRO BLOG PARTICIPÓ COMO MODERADOR EN LA APERTURA DEL CICLO "TESTIMONIOS: HUELLAS DE LA MEMORIA" EN SAN ISIDRO, EN DIÁLOGO CON MOLLY CHAPMAN Y RONALD SCOTT

Por Imafronte
Para http://viajealasestatuas.blogspot.com.ar
Setiembre 2017



Foto gentileza Alberto Mora


El editor de nuestro blog participó como moderador en el coloquio de apertura del ciclo "Testimonios: huellas de la memoria", realizado el día 20 de setiembre en la quinta "Los Ombúes" de San Isidro. En esa ocasión, los entrevistados fueron Molly Chapman y Ronald Scott, ambos vecinos del partido de San Isidro y veteranos de la 2a.Guerra Mundial, ¡cercanos a los cien años de edad!

El ciclo de entrevistas propone la recuperación y el registro de ese patrimonio intangible de las comunidades que es la memoria de sus ciudadanos mayores. Una memoria activa e inclinada a recordar, que se hace palabra y testimonio en-acto-rememorante.

La participación de nuestro editor como moderador, fue justificada a propósito de su expertise en materia de historia y arquitectura anglo-argentina, y sus vínculos personales con esa colectividad que tantos representantes tuvo y tiene no sólo en San isidro, sino también en Olivos, en Lomas de Zamora, en Banfield y Temperley, en Hurlingham, en Bahía Blanca y en Belgrano.



Foto gentileza Alberto Mora


Ante un público muy numeroso y pleno de descendientes de familias de raigambre anglo-argentina, el Dr. De Masi condujo una conversación amena y, por momentos, emocionante, con Molly y Ronnie (como ellos gustan llamarse, lejos del protocolo). Allí estaban los tres, sobre un estrado iluminado, cómodamente sentados, como compartiendo una tertulia en la vieja quinta "Los Ombúes". La preparación del escenario por parte del equipo del Museo, Biblioteca y Archivo "Dr. Horacio Beccar Varela" fue un acierto de ambientación.



Foto gentileza Alberto Mora


Si bien el episodio más impresionante de las vidas de Chapman y de Scott fue su participación en la Guerra (Molly como criptógrafa y Ronnie como aviador de la NAA), la charla transitó otros aspectos de sus ricas vivencias: su ascendencia escocesa, sus familias, sus arraigos en el país, sus experiencias laborales de postguerra, su relación con la comunidad británica en la Argentina y con sus congregaciones religiosas, la práctica del deporte y sus hábitos y filosofía de vida. Incluso se habló con humorismo del peculiar "accent" de cuño escocés de los invitados, tan alejado de la solemnidad shakespeariana del "King´s English", "que casi todos hemos padecido siendo estudiantes", como señaló De Masi.





Sobre el final, ante la invitación del entrevistador de expresar una reflexión para el público (y, en especial, para los más jóvenes), ambos invitados ofrecieron una síntesis de su ética personal: en el caso de Molly dijo: tratar a todos como quieres que te traten a ti; Ronnie, por su parte, hizo hincapié en el respeto mutuo y apeló al célebre poema IF de Rudyard Kipling.



Foto gentileza Sandra Monzani



 Foto gentileza Alberto Mora


Se destacó la presencia de Guillermo Bindon (chairman del ABCC), quien durante el brindis, como es habitual, hizo gala de su exhaustivo conocimiento de las genealogías británicas en Buenos Aires. También, se hizo presente Eduardo Leguizamón (editor de la revista Habitat), el director del "Museo del Estudio Jurídico" y un nutrido grupo de las guías de turismo de San Isidro, entre otros amigos y amigas.



Foto gentileza Sandra Monzani




Foto gentileza Juana Rivero Ayerza


El equipo del Museo promete lanzar en la web un breve video-clip con imágenes y voces de la entrevista. Lo esperamos as soon as possible!


Foto gentileza Juana Rivero Ayerza





jueves, 21 de septiembre de 2017

UN COMENTARIO QUE MERECE LEERSE



Comentario de Verónica Meo Laos al libro de nuestro editor La reinvención de la Casa de la Independencia: usos, discursos y prácticas entre 1816 y 2007 (Ed.Habitat, 2016). 
Una lectura desde las ciencias sociales y la de-construcción de los discursos dominantes en torno de los edificios monumentales: ¿qué mensaje identitario transmite un monumento a partir de su materialidad? A menudo, tras la gramática del lenguaje expresivo, se ocultan identidades postizas que, tarde o temprano, entrarán en crisis y demandarán una "reinvención" en clave de memoria nacional.


Reseña
La reinvención de la Casa de la Independencia
Por Verónica Meo Laos

¿Cómo leer un edificio? Los cientistas sociales saben muy bien que en lo social nada es natural, que la realidad es una construcción social y que si algo pasa desapercibido no es porque es así, sino porque ha sido naturalizado, es decir, se ha vuelto invisible y en este acto de invisibilidad hay un trasfondo ideológico que intenta atribuir a causas naturales los hechos sociales lo que se traduce en la imposibilidad de comprender los procesos sociales que guían los comportamientos en sociedad.

La mayoría de la gente pasa frente a cientos de edificios a diario sin reparar en sus diferencias o sus características. Por otro lado, algunos de ellos se han convertido en emblemáticos para el imaginario colectivo debido a su inscripción en narrativas heroicas. Sin duda alguna la Casa de Tucumán es un ejemplo cabal de ello.

La arquitectura tiene un lenguaje propio y como tal, posee una gramática que se apoya en tres aspectos: estilos según períodos, diferentes tipologías y materiales estructurales y todos ellos contribuyen a configurar la apariencia de las  construcciones. No obstante, la estructura gramatical aun cuando proporciona un marco coherente dentro del cual puede leerse la configuración de los edificios, como toda producción social, no está exenta de conflictos.
En el libro La reinvención de la Casa de la Independencia. Usos Discursos y prácticas entre 1816 y 2007 (Grupo HABITAT, 2017), Oscar Andrés de Masi propone rastrear la dimensión de lo político detrás de los avatares que la célebre “casita de Tucumán” enfrentó desde que perteneció a una familia descendiente de fundadores y magistrados que amplia actuación en Tucumán y otras ciudades norteñas hasta la intervención experta de la Comisión Nacional, en 2007, que estableció un dictamen  interpretativo en torno a la autenticidad e integridad de la casa declarada Monumento Histórico Nacional.
De la mano de de Masi, el lector recorre el devenir del edificio histórico donde se firmó la Independencia, una trayectoria permeada por las contradicciones propias de lo político, donde la lucha por la apropiación del sentido es una constante en la construcción de espacios de poder. Así pues, la fachada y el interior de la que había sido la vivienda de los Bazán- Laguna fue el campo de batallas simbólicas donde se instituyeron discursos de lo memorable cuyos protagonistas implican a reconocidas figuras del arte argentino, como la escultora Lola Mora .

La lectura de La reinvención de la Casa de la Independencia es una invitación a indagar en los indicios de aquéllas tensiones por debajo de la aparente quietud de la fachada de la Casa de Tucumán cristalizada  en el sentido común y reproducida hasta el cansancio en las imágenes escolares. Pero también es una invitación a reconocer la  arquitectura en términos de discurso cuya trama interna amalgama una serie de elementos integrados de manera coherente de acuerdo con reglas internas y que están históricamente determinados.



jueves, 14 de septiembre de 2017

LA ESTATUA DE DON JUAN DE LEZICA Y TORREZURI EN EL MUSEO DE LUJÁN



Foto gentileza Biblioteca Casa Provincial de los Padres Vicentinos


Por Oscar Andrés De Masi
Para http://viajealasestatuas.blogspot.com.ar
Setiembre de 2017

Quienes hayan visitado el Complejo Museográfico "Enrique Udaondo" (antes llamado Museo Colonial e Histórico de la Provincia de Buenos Aires) situado en la ciudad de Luján, habrán tenido ocasión de ver, en uno de sus patios, la estatua de don Juan de Lezica y Torrezuri, una figura de nuestro pasado español.

La estatua, colocada sobre un bien proporcionado pedestal, lo representa con rasgos de retrato, de pie, ataviado a la usanza colonial y con atributos de magistrado capitular: lleva tricornio, casacón abotonado y ceñido por un cinturón, calzón corto y espadín, y sostiene en su mano derecha el bastón de regidor.

Tuvo una amplia y munífica actuación tanto en Buenos Aires (muy cercano a los PP. Dominicos), como en el Alto Perú (asiento de sus empresas de minería) y, por supuesto, en la Villa de Luján, así llamada desde 1759. Este último poblado le debe la construcción del antiguo santuario dedicado a la Virgen, anterior a la actual Basílica; y, también, la Casa Cabildo.

De don Juan de Lezica y Torrezuri se ocupó el P. Jorge Salvaire al escribir su historia del Santuario de Luján. Y muy especialmente se ocupó de estudiar su historia don Enrique Udaondo, el organizador del museo lujanense, quien era, además, descendiente del biografiado.


En 1932, siendo Udaondo director del Museo, le erigió el monumento cuya fotografía publicamos, extraída de La Perla del Plata (Año XLII, n.º 5, mayo 1932). Más allá del interés de Udaondo de homenajear al benefactor de Luján mediante un monumento (y, de paso, validar su propio linaje con la historia de Luján), debe tenerse presente el marco epocal de rehabilitación simbólica e historiográfica del hispanismo, y de aprecio a las estéticas neocoloniales.



miércoles, 30 de agosto de 2017

PATRIMONIO FERROVIARIO BONAERENSE (continuación). 
LA ESTACIÓN BECCAR (O LO QUE QUEDA DE ELLA...) ANTE DOS INTERROGANTES


Por Oscar Andrés De Masi
Agosto 2017
Para http://viajealasestatuas.blogspot.com.ar

 Foto oadm, agosto 2017


Continuamos con nuestra visita a las estaciones del ferrocarril Mitre (ramal Retiro-Tigre) tuteladas por el Decreto 1063/82, en el marco de las obras que en ellas ejecuta la empresa ferroviaria y que requieren la aprobación previa de la Comisión Nacional de Monumentos.


Foto oadm, agosto 2017


En posts anteriores nos ocupamos de las estaciones Martínez y San Isidro, y del sufrido arbolado de su paisaje inmediato. Hoy visitamos la estación Beccar… o, más bien, las ruinas de la estación Beccar.

Aclaremos, de entrada, que su valor arquitectónico, si acaso lo tenía, distaba muchísimo de las otras dos estaciones que venimos comentando. Pero, como suele ocurrir en nuestro medio y en estos casos, y no teniendo a la vista el proyecto en curso, es legítimo preguntarse si el edificio nuevo será mejor que el modesto edificio demolido…


Foto oadm, agosto 2017


Se trata de la parada siguiente a San Isidro, en dirección a San Fernando. No era, sin duda de las más llamativas, ni ofrecía un resumen formal de esa acertada mezcla de funcionalismo británico con lenguajes pintoresquistas, historicistas, románticos y victorianos. No ostentaba, tampoco, esa impronta ladrillera ni esas referencias revivalistas neogóticas de las dos estaciones precedentes.

Foto oadm, agosto 2017


Había sido un simple apeadero allá por 1911, gestionado por el influyente vecino Adam Mahn. La primitiva estación fue inaugurada en enero de 1913. Su nombre rinde homenaje al Dr. Cosme Beccar, un funcionario principal del círculo mitrista y un vecino de intensa actuación sanisidrense a finales del siglo XIX.

Foto oadm, agosto 2017


El cartel publicitario que ha colocado en el lugar la empresa ferroviaria es bien explícito: alude a la "nueva" estación Beccar, que será construida en ese lugar.

Foto oadm, agosto 2017


Del edificio principal, apenas ha sobrevivido la huella de la hornacina neocolonial que albergaba una "Virgencita de Luján", muy reiterada en casi todas las estaciones. Por fortuna, el puente peatonal de hierro permanece en pie, aunque ignoramos cuál será su protocolo de restauración.

Foto oadm, agosto 2017


Foto oadm, agosto 2017


Ante esta situación ya consumada, y sin objetar un proyecto de nuevo edificio cuyas características ignoramos, caben dos interrogantes desde el punto de vista de los pocos valores patrimoniales que podrían, eventualmente, resguardarse en este caso:

Foto oadm, agosto 2017


1.¿Cuenta esta desmaterialización con la autorización de la Comisión Nacional de Monumentos según los términos del Decreto 1063/82?

Foto oadm, agosto 2017


2¡Podrían mantenerse como partes patrimoniales e intangibles, al menos, tres elementos identitarios de la vieja estación? Me refiero a: a) el puente de hierro; b) los característicos carteles nomencladores en ambos andenes; c) la hornacina y la imagen de la Virgen de Luján.

Se trata de rescatar, ya no el conjunto cuyos méritos patrimoniales eran escasos (y, además, ya fue desmaterializado) sino más bien los elementos supérstites y por accesión del inmueble principal, que, aún aisladamente, permanecen como testimonios que reúnen valores patrimoniales y aluden a la identidad del sitio y al recuerdo de los vecinos.


La Comisión Nacional de Monumentos tiene la última palabra.



miércoles, 23 de agosto de 2017

COMENTARIOS DEL EDITOR DE NUESTRO BLOG ACERCA DE MONUMENTOS SANMARTINIANOS. UNA NOTA DE INFOBAE POR CLAUDIA PEIRÓ


http://www.infobae.com/sociedad/2017/08/21/un-monumento-a-san-martin-ignorado-y-deteriorado-en-corrientes-su-provincia-natal/




lunes, 21 de agosto de 2017







LOS COMIENZOS DE LA PARROQUIA DE BANFIELD: UN SANTUARIO PROMISORIO. (Y DATA ACERCA DEL AUTOR DEL RETABLO MAYOR)

Por Oscar Andrés De Masi
Para Viaje a las estatuas
Agosto 2017







Seguimos compartiendo fichas y documentación de nuestro archivo referidas al patrimonio de los pueblos bonaerenses, y poniendo su contenido a disposición de aquellos que se interesan por el pasado, en este caso, del partido de Lomas de Zamora y sus localidades. Toca el turno, hoy, al histórico templo parroquial de Banfield, dedicado a la Sagrada Familia de Nazareth, que nació con pretensiones de santuario popular (¡y hasta quiso rivalizar con Luján!).

1.Tengo ante mi vista una ficha que tomé del semanario La Buena Lectura (que publicaba, cada sábado, Mons.Rassore desde la iglesia porteña de La Merced). Corresponde al año XIV, nº 30, del 25 de marzo de 1893 y dice, en la página 368:

"En Banfield- El 19 se colocó la piedra fundamental del templo que tendrá por titular "La Sagrada Familia", bendiciendo la piedra el R.P.Becco quien pronunció un discurso entusiasta. También hizo uso de la palabra en nombre del gobernador de la Provincia el diputado señor B.Carbonell, arrancando calurosos aplausos. ¡Adelante! El templo simboliza progreso y virtud. He aquí los nombres de las personas que componen la Comisión Directiva: Ventura Martínez, Dr.A.C.Casabal, Germán G. Balcarce, Salvador Benedit, Alejandro Caride, Dr.Juan Dufaur, Dr.Pizarro Lastra, Dr.F.Vocos, José Pietranera, Joaquín Sánchez, M.L.Manini, Fernando Marty, Bernardo Benedit, P.Etchegaray"

2.El Papa León XIII fue padrino de aquella ceremonia, representado por el ProtoNotario Apostólico, Monseñor Milcíades Echagüe; también fueron padrino y madrina el gobernador Guillermo Udaondo y su esposa doña Josefina Leloir de Udaondo**, aunque asistieron sus representantes. Se dijo que la ceremonia fue brillante.

Curiosamente, la nota de La Buena Lectura omite a otros activos promotores del templo que habían actuado tiempo atrás: Sebastián Martínez, Vicente Etcheverri, Juan B.Mignaqui, Manuel J.Rojas, Juan M.Martínez, Francisco Cordero y otros. Dado que la suscripción popular resultó insuficiente, ellos hicieron aportes de su peculio para cubrir el déficit.

Quizá la figura más dinámica para la concreción del santuario haya sido don Francisco Cordero.

3.Otra fuente menos conocida, que me complugo en ofrecerles hoy casi como primicia, es la nota ilustrada que publicó El Hogar Cristiano ya en su número 2, del 25 de agosto de 1898, con motivo de la peregrinación al santuario cumplida por el  Círculo de la Juventud Católica de la Capital: un tren expreso de nueve coches condujo aquella mañana lluviosa del domingo 21 a los peregrinos y romeros, que fueron recibidos en la estación por el P.Levantini y los laicos de la comisión directiva. Los peregrinos caminaron por la calle Maipú, engalanada para la ocasión (aunque se señalaba su mal estado…). Al final del trayecto se había levantado un arco con la inscripción ¡Sean bienvenidos los peregrinos!

La misa central fue oficiada por el arzobispo Mons.Castellano, mientras en los altares laterales celebraban Mons.Echagüe, el P.Fray Julián Lagos (franciscano), el canónigo Yani (muy dedicado, entre otras cosas, a los temas históricos) y otros sacerdotes. Predicó aquel día Fray José María Bottaro, célebre orador franciscano, que luego sería Arzobispo de Buenos Aires. Fue un sermón pleno de imágenes militantes.

El recuerdo material de aquella peregrinación consistió en una placa fabricada en los talleres de Orzali & Cía. También se repartieron medallas alusivas, mientras la banda de música del Regimiento de Granaderos acompañaba con estridencia el festejo. Se destacó, además, la concurrencia de numerosas familias, tanto de la zona como de Buenos Aires.

4.En su número del 27 de agosto, La Buena Lectura daba cuenta de la peregrinación como "un acto de fe edificante y solemne" y dedicaba elogios al párroco Levantini y al señor Cordero ("que ejerce el patronato" del templo).






4.1. Reforzando la relevancia que se concedía al santuario, una imagen del templo y un retrato y una semblanza de la benefactora doña Juana I. de Leguina fueron publicados en el número 4 de la misma revista. Entre otros datos de interés, se consignó el nombre del "señor Aguilar", el escultor que, por encargo de la matrona, realizó el altar mayor (¿por qué se sigue insistiendo en que se ignora el nombre del artista, cuando sabemos quien es desde hace décadas?). También donó, a nombre de sus dos hijas, otras tantas campanas, y otras piezas artísticas y litúrgicas. Cabe aclarar (porque en ocasiones se consignaron datos erróneos ) que doña Juana no era argentina sino española y que no vivía permanentemente en Banfield sino en Buenos Aires.






4.2. En el mismo número se le dedicó una fotografía y un texto a don Francisco Cordero, haciendo un elogio de su generosidad al haber costeado la sacristía de Banfield con sus accesorios, el pórtico del templo en cedro, las pilas de agua bendita, altares etcétera.






5.Las Notas históricas de Lomas de Zamora y Almirante Brown, escritas y publicadas por César Adrogué en 1911, ofrecen la visión de un calificado testigo de época. Decía de Banfield, como población cuyo crecimiento era favorecido por el Ferrocarril del Sud:

"Cuenta con una hermosa capilla, aunque relativamente pequeña es elegante y bien decorada, construida en un solar donado por la generosa y caritativa vecina Sra Juana L. de Leguina, contribuyente también con importantes limosnas en favor de las obras del mismo templo. Este santuario se encuentra bajo la advocación de la Sagrada Familia, y goza de gran prestigio entre los creyentes pues tiene acumuladas muchas mercedes e indulgencias por la Santa Sede, a todas las personas que lo frecuenten, por lo que se está haciendo un serio rival del famoso santuario de Nuestra Señora de Luján…" (p.80).

6.En efecto, el factor decisivo para que un determinado templo católico adquiriera perfiles de "santuario" era, además del arraigo de la devoción, los privilegios (en términos generales, indulgencias) que la Santa Sede le concediera, estimulando de ese modo la concurrencia de un mayor número de fieles para hacerse acreedores de aquellos favores (Recuerden , por ejemplo, en la Buenos Aires colonial, que una de las estrategias que mejor utilizó la Beata María Antonia de Paz y Figueroa para lograr la concurrencia a los ejercicios espirituales en la Santa Casa, fue precisamente la gestión de indulgencias para los ejercitantes, ante la Santa Sede).

En el caso de Banfield, uno de sus privilegios más ponderables fue su agregación a la sacrosanta y patriarcal basílica romana de Santa María la Mayor, en 1894.

El santuario disponía, además, de comodidades para el alojamiento de peregrinos.






7.En las Notas históricas…, p.87, César Adrogué incluyó una fotografía de la iglesia con el frente decorado con banderillas y oriflamas, y nutrida concurrencia en la vereda (¿quizá el día de su inauguración?¿o el día de la peregrinación de la Juventud Católica de la Capital?). Allí podrán ver, por detrás, la casa parroquial de lenguaje italianizante (todavía hoy, si miran bien hacia la derecha de la fachada, detrás, descubrirán parte de esos edificios) y por delante, la ausencia de la verja que hoy le da cerramiento al atrio. Unos incipientes arbolillos completan la escena pintoresca. César Adrogué no indica de dónde obtuvo esta fotografía, pero debió, quizá, ser un recuerdo de familia (propio o de algún allegado) pues, si observan con atención, verán en el ángulo superior derecho lo que parece un "esquinero" de aquellos que se empleaban para ubicar las fotos en las páginas de los álbumes.







8.Dos décadas más tarde, anotaba el P.Julián Alameda OSB en Argentina Católica (1935, p.853):

"Banfield- De origen relativamente reciente ya que fue bendecido solemnemente el 22 de febrero de 1895, tiene el santuario de la Sagrada Familia de Banfield una simpática historia. Es el homenaje del pueblo de Banfield al inmortal pontífice León XIII, en el fausto acontecimiento de su jubileo episcopal. Es un centro de peregrinaciones".

El renglón final indica que aún persistía la voluntad de "santuario" de la parroquia de Banfield, evidenciada en las peregrinaciones.

9.Acerca de la autoría del proyecto del templo, las fuentes nada dicen. Es frecuente atribuirlo a Pedro Benoit (h) sin más soporte ni probanza que el desempeño epocal de éste profesional en el Departamento de Ingenieros bonaerense. La hipótesis es plausible. Yo tengo mi propia hipótesis, que se las comentaré…en un próximo post!

Deseamos que estos apuntes sean útiles para los investigadores, a quienes, como única cortesía, les pedimos se sirvan citar nuestro blog como fuente.







**Aviso: En la página web de la parroquia se consigna erróneamente el apellido de soltera la esposa del gobernador, que es Leloir.