La mirada y la interpretación de Oscar Andrés De Masi, arqueógrafo

domingo, 17 de diciembre de 2017

COMENTARISTA INVITADO LIC.IGNACIO BRACHT


Ignacio Bracht en la Villa de Olmedo.

Algo más acerca del monumento a Colón...
Para Viaje a las estatuas, diciembre 2017

Hace poco más de cuatro años, en los últimos día de mayo de 2013, un sábado frío, por la tarde, sin ningún anuncio previo, como si sucediera un secuestro clandestino, comenzó el desmantelamiento de la estatua de Cristóbal Colón de la Plaza y el paseo que llevaba su nombre, como el de la avenida, por orden de la entonces presidente de la Nación Cristina Kirchner, y ejecutado por el Secretario General de la Presidencia, el amanuense Oscar Parrili. De manera arbitraria, discrecional y violentando una ley Nacional, argumentando una supuesta defensa de un indigenismo de cabotaje, inspirado en la prédica de Hugo Chávez, que removió en Caracas la estatua del Gran Almirante y calificó a éste de "genocida", la presidente inició el descuartizamiento del maravilloso y bello complejo escultórico, obra del genial artista florentino Arnaldo Zocchi, y que fuera donada por la colectividad italiana en la Argentina con motivo del Centenario de 1910, inaugurada con pompa en 1921 por el entonces presidente don Hipólito Yrigoyen. En su reemplazo Cristina Kirchner hizo construir un monumento a la heroína de la Independencia doña Juana Azurduy de Padilla, mediante una donación de un millón de dólares del presidente boliviano Evo Morales. En su simplismo ideológico Cristina Kirchner quiso sustituir en lo simbólico a uno por otro, siendo que ambas figuras hicieron a nuestra historia, surgida del mestizaje cultural y de sangre -la propia Azurduy era mestiza- , que gestaron en América un genuino mundo nuevo.

En Carta de los Lectores del 2 de julio de 2013 del diario La Nación, con el título de "AUSENCIAS", manifesté mi rechazo a tan brutal acto de atropellar sin más el patrimonio histórico y cultural de la Ciudad de Buenos Aires, lo que ya había escrito en un artículo de Opinión, página 21, en dicho matutino el sábado 1 de julio de 2013, llevando por título "LA INFRUCTUOSA TAREA DE REFUNDAR LO IMPOSIBLE".

De nada valieron las presentaciones judiciales de distintas ONG´s dedicadas a salvaguardar el patrimonio y Asociaciones italianas en la Argentina para que el desguace no se llevara a cabo hasta su totalidad, quedando esparcidas sus piezas en el suelo de manera humillante durante meses. También, y hay que decirlo con claridad, el gobierno nacional contó por entonces con la pasividad del por entonces gobierno porteño de la Ciudad Autónoma que no recurrió a la justicia y a la Corte Suprema, como debería haberlo hecho en defensa del patrimonio de la ciudad, propiedad de sus habitantes.

Así, el atropello cultural se consumó ante la gran indiferencia de las autoridades locales y de la sociedad, salvo excepciones.

Juana Azurduy fue emplazada en 2015, pocos meses antes de abandonar el poder Cristina Kirchner. Hoy dicho monumento fue desplazado frente al histórico edificio que fuera sede del Correo, devenido en Centro Cultural CCNK, y Colón fue puesto nuevamente de pie hace pocos días frente al Aeroparque, en la Costanera Norte, en el Espigón del Hidroavión. Creo que Colón debería haber retornado al lugar  desde el cual nunca debió removerse, recuperando la cripta, hoy ya perdida, en la cual se asentó el complejo escultórico en su origen. Pero las cosas son como son en el país de la arbitrariedad, como norma. Sólo debemos esperar y exigir al Gobierno Nacional  y al de la Ciudad que, toda la estructura escultórica sea dignificada en valor, preservación, seguridad para que no sea vandalizada, y realizando un público desagravio a la figura de Don Cristóbal Colón, quien cuando puso su pie en América en 1492, produjo un cambio copernicano en la Humanidad y su Historia, e hizo del continente americano, con sus luces y sombras, un Nuevo Mundo que se extendió a la propia España y a toda Europa, y más allá de ella. Se parió un proceso de conquista que tuvo su sello particular y único en la historia, que fue el mestizaje de sangres y culturas, que dio luz al Universo Hispanoamericano. 

Sean estas líneas de homenaje y desagravio a la figura del navegante genovés, de la mar Oceánica.



3 comentarios:

  1. El artículo es muy completo, y comenta gran cantidad de aspectos importantes sobre este Monumento del Centenario. Aún así, quería comentar lo siguiente.

    La demanda de amparo, iniciada por siete asociaciones italianas (dos de ellas con más de 150 años en el país), se encuentra a la espera del fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación (enero de 2018).

    A esto se agregan las más de 11.000 (once mil) firmas de la Petición en Change.org, pidiendo que lo reconstruyan en su sitio histórico.

    Cabe recordar el Informe Técnico de mayo pasado, donde está explicado que ese lugar es el peor que pudieron elegir para el mármol de Carrara ... será más caro intentar conservarlo en un sitio tan dañino como ése, que trasladarlo a un sitio adecuado ... por lo cual va a ser mejor que vayan pensando en ponerlo en otro sitio. (Se puede consultar el Informe Técnico en:
    http://conversaonline.wixsite.com/conversa/copia-de-magadan-1 )

    Creo que el desagravio no debe hacerse a la figura del almirante Colón –quien tiene varias estatuas que lo recuerdan en la ciudad de Bs As–, sino que la reparación debe hacerse a las dos memorias que se han profanado con la excusa de que se hacía justicia.

    En primer lugar se profanó la memoria de nuestros ex combatientes de Malvinas, que eran recordados con un monumento con 140 placas recordatorias en el Espigón “Puerto Argentino” (que por algo tiene este nombre), cuyo monumento fue destruido por el gobierno para poder ubicar allí el Monumento a Colón.

    En segundo lugar, se eliminó un monumento pagado por el Pueblo argentino (los inmigrantes y sus hijos argentinos), donado en homenaje a nuestra Nación en su Centenario. Por dicha razón, el Congreso Nacional lo ubicó frente a la Casa Rosada, por Ley de 1907.

    Creo que la dignificación del Monumento como tal, debe hacerse respetando su condición histórica: representa lo que representa, justamente porque fue emplazado frente a la Casa de Gobierno! Es allí donde adquiere su significado más profundo: recordar a los inmigrantes que construyeron la Nación, a través de un monumento donado por el propio Pueblo argentino a la Nación en su Centenario!

    En la reconstrucción de Plaza Congreso dicen que gastarán aprox. 1 M (millón) de dólares: más o menos lo que costaría reubicar al Monumento a Colón ... y hasta podrían reubicarlo en su lugar histórico !
    Entretanto, se invertirán 760 M de dólares en el “Paseo del Bajo”, lo cual incluye la remodelación del Parque Colón, y otros 400 M de dólares en el relleno que se hará frente al Aeroparque … En comparación con estos valores, retornar el Monumento de los inmigrantes italianos a la Nación a su sitio original tendría un costo ínfimo, pues además sería parte de los trabajos de remodelación actualmente en curso en el Parque Colón.

    Desde la asociación "Colón en su Lugar" (formada por más de 100 entidades nacionales) seguimos adelante con nuestro pedido, para que lo reconstruyan en donde se mantuvo como memoria histórica por casi 100 años: nuestra Nación merece que se respeten sus símbolos y lugares históricos, con más razón los sitios fundacionales, como Plaza de Mayo y Parque Colón con su Monumento.

    Cordiales saludos,
    Mario Chiesa – Comité “Colón en su Lugar” – www.colonensulugar.com.ar

    ResponderEliminar
  2. Gracias Mario por tu comentario! Seguimos sumando voces al reclamo por el regreso del monumento a su sitio.
    oadm

    ResponderEliminar
  3. Gracias Mario por tu comentario! Seguimos sumando voces al reclamo por el regreso del monumento a su sitio.
    oadm

    ResponderEliminar