La mirada y la interpretación de Oscar Andrés De Masi, arqueógrafo

domingo, 28 de mayo de 2017

PRIMERA VISITA GUIADA AL COMEDOR RECUPERADO DE LA QUINTA "LOS OMBÚES"

Foto MF



Por Oscar Andrés De Masi
Mayo 2017


El sábado 27 de mayo, en horas de la tarde, más de cuarenta personas fueron conducidas por la experimentada guía local, Prof. María Celia Esteves, a través de memorias y objetos que se conservan en la Quinta "Los Ombúes", en el marco de la visita guiada "El comedor vuelve a brillar".

Se trató de la primera visita guiada alusiva a ese espacio auténtico de la casa, luego de su reintegración patrimonial, realizada este año (ver nuestro post de fecha 2/V/2017). Precisamente, en ese marco conceptual, la guía organizó un recorrido ameno y riguroso a la vez, que permitió abordar el valor narrativo de los objetos, las prácticas sociales epocales, las galanuras del mobiliario y el "mensaje" inspirador del propio comedor recuperado.

Empleando los recursos didácticos de su doble formación, como guía y como docente, la Prof. Esteves propuso al comienzo, desde el punto focal del aljibe,  una actividad lúdica de identificación de brillos y opacidades en diferentes objetos de las distintas salas: candelabro, calderilla, medallas de las Damas Patricias, un llamador de puerta, un bastón de Adrián Beccar Varela, un telescopio de Cosme Beccar, etcétera.

Luego, la guía condujo al grupo (ya ansioso por ingresar al comedor…) al espacio patrimonial recuperado. Muchos de aquellos que ingresaban allí por primera vez, no pudieron contener una discreta exclamación de deslumbrado asombro. La Prof. Esteves explicó in situ los distintos estratos epocales de ese local de la casa, y las características y funciones de su fino mobiliario.


 Foto oadm


El cierre de la visita puso énfasis en la recuperación patrimonial (de ese comedor o de cualquier otro bien patrimonial) como factor de "inspiración" para aquellos que ingresan al museo. Esta reflexión trajo la nota de una necesaria "poética", que se sumó a la ponderación del esfuerzo estrictamente técnico de la restauración del mobiliario.

En rostro y las palabras ponderativas de los presentes (entre quienes se encontraban la directora del museo, su guía oficial, numerosas profesionales del Centro de Guías de San Isidro y la presidenta del Instituto Histórico Municipal) reflejaron esa mezcla de aprobación y de satisfacción que vino a refrendar, tácitamente, el acierto de la decisión de volver a instalar el comedor en su sitio.


Foto MF


Mientras escuchaba atentamente a la apreciada y competente profesora María Celia, y observaba las reacciones y las acotaciones de su público (todas personas cultas y sensibles ante cualquier "epifanía" visual), yo mismo ratificaba mi adhesión, como especialista en patrimonio, a lo que llamé, en este mismo blog,  una "acertada operación de reintegración patrimonial", decidida por la actual conducción del Museo, acompañada por la mayoría de su equipo, avalada por dictámenes de otros colegas expertos, y con la conformidad de la autoridad municipal y la familia Beccar Varela (destaco, especialmente, a la generosa mecenas, Dra. María de los Remedios Olivera Beccar Varela de Beccar Varela). Y mientras esto ocurría en una parte de mi cerebro, en alguna otra parte resonaba el eco de la lógica aristotélica y su principio de no contradicción: ningún ente puede ser y no ser al mismo tiempo y bajo la misma relación… Vale decir, si reponer el comedor en su lugar es un acto patrimonialmente correcto, haberlo desmantelado fue un error. Y aquí no hay "materia opinable", como alguien me dijo hace unos días. Hay buenas y hay malas praxis patrimoniales. Y en el último supuesto, no deben conjeturarse, en modo alguno, acusaciones de mala intención ni cosa semejante. Simplemente, se habrá procedido en su momento, privilegiando otras funciones reales o simbólicas, por encima de la autenticidad patrimonial del espacio desalojado. Pero, las "casas-museo", o "casas-históricas", o "casas-monumento" (según se quiera o no adoptar la terminología de DemHist / ICOM) tienen protocolos de manejo para sus espacios auténticos. La regla es su preservación, no su desmantelamiento.


Foto MF


Por otra parte, al contar mentalmente a los más de cuarenta participantes de la visita (y es sólo el comienzo de una larga serie de otras visitas, especialmente de escolares), pensaba en la paradoja estadística de que ese solo grupo del sábado pasado, era ya más numeroso que los consultantes mensuales de la Sala de Lectura, instalada antes en ese sector, y ahora reubicada en un local cuya escala es congruente con la intensidad de su concurrencia, sin desmedro de su comodidad, luminosidad, prestancia e idoneidad general.

Mi última reflexión se refiere a la importancia de la visita que condujo la profesora Esteves, como dije, una de las profesionales más experimentadas del Centro de Guías local. El ejercicio de  construcción de  un relato-guión para el comedor y sus objetos, de parte de las y los guías de San Isidro, adviene como una instancia re-semantizadora y de legitimación adicional para la iniciativa de su recuperación, que se suma a los fundamentos doctrinarios aportados por los especialistas y al guión-museológico oficial del propio Museo para aquel espacio auténtico de la Quinta "Los Ombúes", que consolidó morfológicamente su donante, el Dr. Horacio Beccar Varela.


 El editor del blog dialoga con la Mus. Amalia Lagos de Rodriguez Perea, presidente del Instituto Histórico Municipal.
Foto MF






3 comentarios:

  1. Delia Larvazzo Torres29 de mayo de 2017, 02:37

    No comprendo la necesidad de debatir sobre todo. A mis 67 años quisiera disfrutar más a menudo de estos rincones llenos de historia y refinamiento sin estar sometida a dialécticas que nos dividieron en el pasado. Felicitaciones al Museo. Fue una visita encantadora. Espero poder vovler pronto.

    ResponderEliminar
  2. Coincido con Delia. Qué fea actitud cargar contra un prohombre de San Isidro. No da.

    ResponderEliminar
  3. Si, si... porque nuestra historia está llena de refinamiento (para secuestrar embarazadas, empujar gente desde los aviones y robarse los relojes de los domicilios allanados por "pro-hombres" como el mencionado)

    ResponderEliminar